Skip links

¿Quiénes somos?

Somos una iglesia legalmente constituida, mediante Resolución No. 0765 del 6 de junio de 2018, con personería jurídica especial concedida por el Ministerio del interior; inscritos en el RUT bajo la razón social ¨Iglesia Comunidad Cristiana Internacional de Teoterapia CITI Colombia¨, número de NIT 901.198.975-4, con domicilio en la ciudad de Bogotá, Colombia; constituida como organización de economía solidaria, dedicada a actividades sin ánimo de lucro.

Desde los años sesenta, más exactamente por el año 1963, Dios hizo nacer de su voluntad la iglesia CENTI-CITI; una iglesia que surgió dentro de una nación muy convulsionada, pero que miraba no sólo hacia dentro sino hacia fuera, más allá de sus fronteras, con una visión mundial, teniendo como máxima autoridad la Palabra de Dios, donde en sus páginas fluye y se exporta la suprema importancia de la obra misionera mundial, bajo la guía del Espíritu Santo y edificada sobre la piedra angular quien es, el Señor Jesucristo.

“Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”     Mateo 28:18-20

Ministerios

Llámanos (+57) 3184937659 y 3184373583

Oramos por tí

Sobre nuestra organización

El CENTI – CITI (Comunidad Cristiana Internacional de Teoterapia) es el producto del trabajo de misioneros, que, desde Colombia en el año 1963, con la visión del mensaje restaurador de Dios a través de Jesucristo Su hijo, y en cumplimiento del mandato superior dado por nuestro Señor Jesús, hace 2000 años de “id y haced discípulos a todas las naciones” (Mt.28:18-20), aceptaron el llamado de Dios para plantar a Jesucristo en el corazón de cada ser humano.

En todos estos años de trabajo discipular, Dios ha bendecido grandemente al CENTI – CITI, y es en 1980 que estos agentes de cambio toman el desafío de ir al mundo, convirtiendo cada país en un nuevo campo de trabajo de obra misionera con el mensaje de sanidad de Cristo Jesús. Ahora cada país en el mundo donde el CENTI – CITI está presente, se ha convertido en un semillero de misioneros para otros países del mundo, multiplicándose de esta manera la visión dada por nuestro Señor Jesús.

Desde

1963

Actualmente la familia del CENTI CITI, está establecida en más de 40 países en el mundo, con sede mundial en la ciudad de Miami, Florida, EE.UU.

Contáctanos

LOS TRES ESENCIALES DEL CENTI – CITI

Llevar la Gran Comisión a todos los términos de la tierra. Mateo 28:18-20

Nuestra misión es el mundo, causa y estrategia. 2Timoteo 2:2

Somos hijos eternos del Dios Eterno.

DECLARACIÓN DE FE DEL CENTI – CITI

La única base de nuestra fe es la Biblia, la cual es la infalible palabra escrita de Dios en todos sus libros del antiguo y nuevo testamento.

  • Creemos que fue totalmente inspirada por el Espíritu Santo y que fue escrita sin error de contenido en los manuscritos originales del Antiguo y Nuevo testamento. (2 Timoteo 3:16).
  • Creemos que contiene la totalidad de la verdad revelada por Dios, donde expresa su voluntad para el ser humano y la creación. Creemos que es la suprema y final autoridad en todos los asuntos de que habla.
  • Creemos que las enseñanzas doctrinales son lo suficientemente sencillas que eliminan cualquier interpretación o dogma.
  • Creemos en la historicidad de la Biblia, como también entendemos el proceso del cristianismo a la luz de la historia y las diferentes manifestaciones de la fe por parte de las generaciones.
  • También aceptamos todas aquellas enseñanzas doctrinales en las cuales históricamente ha habido común acuerdo entre los verdaderos cristianos. Por razón del especial llamamiento de nuestro Movimiento, deseamos permitir libertad de convicción sobre otros aspectos doctrinales, entendiéndose que cualquier interpretación no deberá convertirse en un asunto que obstaculice el ministerio al cual Dios nos ha llamado.
  • Creemos que hay un solo y verdadero Dios eternalmente existente en tres personas: Padre, Hijo, y Espíritu Santo, poseyendo cada uno igualdad, todos los atributos de la Deidad, y las características de la personalidad. (Génesis 1:26, Mateo 3:16-17).
  • Dios es Padre único, eterno y verdadero; Creador de todo lo existente y fuente de toda Autoridad. Primera persona de la Trinidad y quien se ha manifestado al ser humano, demostrando Su amor incondicional y Su propósito soberano.(Juan3:16-17).
  • Jesucristo es Dios Hijo, Segunda Persona de la Trinidad, hecho hombre mediante concepción milagrosa por El Espíritu Santo y por un nacimiento virginal. Por lo tanto, es Dios perfecto y hombre singular, unidos en una sola persona. Su vida fue sin pecado y voluntariamente se ofreció como expiación por los pecados de la humanidad; logrando la salvación para todo aquel que acepte su obra redentora. Jesucristo es la provisión de Dios Padre para el ser humano y único mediador. (Juan 1:1, Mateo 1:23).
  • Creemos que Jesús luego de ser crucificado, resucitó al tercer día entre los muertos, con el mismo cuerpo, aunque glorificado. Ascendió corporalmente al cielo y se sentó a la diestra de Dios Padre donde intercede por todos los santos. Creemos en su Segunda Venida a la tierra en forma personal, visible y corporal, en la consumación de los tiempos y del plan Perfecto de Dios Padre. (Hechos 1:9-11).
  • Creemos en el Espíritu Santo, tercera persona de la Trinidad, quien posee todos los atributos de la Divinidad y la personalidad de Dios; su función principal es glorificar a Cristo, preservar su obra redentora y aplicarla al creyente. El Espíritu Santo viene literalmente a morar en la vida de aquel que ha aceptado a Jesús como su Señor y Salvador. (Juan 16:7-8).
  • Su plenitud, llenura y control son apropiados por el creyente mediante la fe. Cada hijo de Dios está llamado a vivir en el poder del Espíritu Santo, llevando fruto en su vida y en la de los otros, evitando satisfacer los deseos de su naturaleza humana y débil, que se opone a la naturaleza de Dios. (Gálatas 5:22-23).
  • Creemos que el ser humano fue creado por Dios y está conformado en tres dimensiones básicas: espíritu, alma y cuerpo. Es la criatura más noble de la creación, quien posee los atributos esenciales de la personalidad de Dios, mente, emociones y voluntad. En su condición natural está separado de Dios, e imposibilitado para tener comunión con Dios por su naturaleza pecaminosa con la cual nace. (Génesis 1:26, Romanos 3:23).
  • El ser humano decidió vivir sin la autonomía de Dios, desde entonces vive en tinieblas y está alejado de la luz de Dios, bajo juicio, condenación y muerte eterna, a menos que acepte la obra de la Salvación: trabajo de Dios únicamente en favor del ser humano, como muestra de su gracia y amor. La salvación del ser humano es totalmente producto de Dios, de su gracia, sin costo alguno para el ser humano, y no es producto total o parcial de obra humana, de bondad, ni de ceremonias. La seguridad de la salvación se basa en una relación inquebrantable y eterna con Dios Padre, como hijos, por medio de Jesucristo y en la certeza de lo que dice la Palabra de Dios, que absolutamente nada, nos puede separar de su amor. (Efesios 2:8-9, Juan 3:3).
  • Jesucristo es la Cabeza de la Iglesia Universal, la cual siendo una sola, está conformada por muchos miembros, en distintos grupos y denominaciones, cuyo fundamento único es Jesucristo y es dinamizada por el Espíritu Santo. Es la voluntad de Dios mantenerse unidos y comunicando a través de esa unidad al mundo, Su autoridad, presencia y voluntad. (Efesios 4:15-16).
  • Al momento de la muerte física, el creyente pasa a disfrutar de manera eterna, consciente e ininterrumpida de la presencia de Dios, y aguarda la resurrección de su cuerpo, para bendición y gloria sempiterna. El no creyente entra inmediatamente a una eterna y consciente separación de Dios y aguarda la resurrección de su cuerpo para juicio y condenación eterna. (1 Corintios 15:12-20).
  • Creemos que mientras estemos en esta vida, tenemos la responsabilidad de establecer el Reino de Dios en la tierra, Su autoridad, y voluntad, en la medida en que, de manera decidida, nos invertimos integral y totalmente en la Gran Comisión, en obediencia al mandato dado por nuestro Señor Jesucristo en Mateo 28:18-20. Llevando un lenguaje-mensaje de respuesta integral para el ser humano de Dios, su familia y la sociedad, a través de la Teoterapia Total (Tratamiento de Dios al ser humano). (Mateo 28:19-20, 2 Timoteo 2:2).

LOS CINCO PROPÓSITOS DE LA IGLESIA

Cuando pensamos en la Iglesia, inmediatamente nos remontamos al tiempo del Libro de los Hechos, donde quedó   registrado los pasos de la Primera Iglesia, bajo la dirección y guía del Espíritu Santo.

Veamos un aparte del pasaje de Hechos 2:

 

“v.41 Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados;

se añadieron aquel día como tres mil personas.42 Y perseveraban en

la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros,

en el partimiento del pan y en las oraciones¨.

Hechos 2: 38-47

Conoce más...

Servidores de la obra de Dios

Versículo 1 Corintios 13: 5,9: 5 ¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor. 9 Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios. (Versión Reina-Valera 1960).

Jesús Antonio Reyes y Alejandra Cano

Pastores Iglesia CITI Bogotá – Cundinamarca.

Encuéntranos cerca a tu localidad

¿Dudas? Chateemos